portada_resize

Con mucha buena vibra, camaradería, talento joven y la presentación de un maestro del legendario instrumento que propulsó el rock a la fama mundial, como lo es Kiko Loureiro, se vivió el Sibelius Fest este pasado sábado 5 de octubre en las instalaciones del Anfiteatro del Hatillo.

Esta cuarta entrega del festival que busca exaltar los nuevos talentos de la guitarra en Venezuela y Latinoamérica levantó el telón con una clínica del virtuoso guitarrista carioca de la agrupación Angra, la cual sirvió de antesala a la gran final entre los representantes de Colombia, México y Venezuela.

En esta gran final, Jorge Fajardo (Ven), Enrique Ibarra (Mex) y Felipe Manrique (Col) demostraron todo el talento y habilidad que disponen para ejecutar la guitarra, combinando variados géneros musicales con suma destreza además de valerse de múltiples técnicas para dar un buen espectáculo.

 Tras culminar las presentaciones, el jurado encabezado por Alejandro Lobo (Guitarrista líder de la banda de Death Metal, Dissonath) y Carlos Sánchez (Vocalista de la legendaria de metal extremo, Krueger), llegaron a un veredicto: El representante neogranadino  fue coronado como el vencedor, seguido por el venezolano en la segunda plaza – también se llevó un premio especial por votación del público – y el mexicano en la tercera. Con esta victoria, Manrique se hizo acreedor de un pequeño reconocimiento junto a una flamante guitarra ESP.

Después de un prolongado receso, llegó la hora de la agrupación de Rock Neoclásico que le da nombre a esta fiesta de la guitarra, Sibelius.  El talentoso cuarteto local, formado por Phillipp Sheer en la guitarra, Franco Nori en la batería, Rafael Rivas en el bajo y Ricardo Figueroa como vocalista, interpretó un corto pero conciso repertorio que mostró varios de los temas de su nueva producción discográfica, Bipolar, junto a algunos cortes de sus trabajos previos: Classical Tendencies (2010) y Rebellion (2008).

Alrededor de las 8 pm,  retumbarían los primeros acordes de la guitarra del virtuoso guitarrista brasileño en el recinto del Hatillo. Por espacio de una hora y media, Loureiro asombró a los asistentes con su enorme destreza y técnica en la ejecución de la guitarra en cada uno de los temas de su repertorio como solista, en el cual combina elementos del Rock, el Metal, la Música Clásica y, en algunos pasajes, algunos matices típicos de estilos folclóricos brasileros.

Pero Loureiro no fue sólo. El estelar bajista también integrante de Angra, Felipe Andreoli, dejó una clara demonstración de porque es considerado uno de los mejores ejecutantes de su instrumento en el continente. El más joven del trío, Bruno Valverde, deslumbró con un elaborado solo de batería, a su vez, que supo llevar con solidez los ritmos que sustentaban esta amalgama de virtuosismo y talento.

Con el caer del telón del Sibelius Fest, se despidió una jornada en la cual la guitarra eléctrica, la buena música y una buena organización fueron los protagonistas, dejando una invitación abierta para la próxima edición que se realizará en 2014.

Acá les dejamos fotografías de lo que fue el Sibelius Fest 2013:

[fbphotos id=627921750591396 rand=1 size=small]

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!