Distrust “Losing Our World”: La furia de un mundo oprimido

Distrust presenta un nuevo sencillo de su próximo disco

Distrust “Losing Our World”

Con un contundente título, acompañado de un repertorio de temas que no escatiman en intensidad y potencia, el cuarteto caraqueño de metal, Distrust, estrena su segundo larga duración “Losing Our World” y en Keep Rocking Venezuela tuvimos la oportunidad de escucharlo en exclusiva y presentarles esta reseña. Esta nueva pieza es la quinta producción de la banda, después de 3 EP´s (“Distrust” en 2003, “Walk This World Alone” en 2007 y “Behold The Zombie Nation” en 2010) y su opera prima del 2004, “Cloned Messiah”.

Esta nueva producción mantiene esa esencia sonora que los ha identificado a través de casi 12 años de trayectoria pero exhibiendo la marcada influencia que tiene el tiempo como elemento de maduración creativa, más la integración de nuevos músicos a la propuesta fundada y liderada desde la guitarra por Felipe Gruber.

Con esto en mente, cada corte exhibe una idea cargada de la agresividad que genera los motivos temáticos fundamentales detrás de la producción: la opresión, la resistencia y la pérdida.

Al escuchar los acordes iniciales del sencillo promocional y primer tema, “Hollow Supremacy”, la banda expone los argumentos de este nuevo disco: Potentes riff de guitarra, sumados a un sólido trabajo en la batería que dejan entrever la mezcla de metal con matices hardcore que forman parte de su propuesta. En la suma de sus elementos, esta pieza sirve como una más adecuada tarjeta de presentación de lo que puede esperar para el resto de las canciones.

Watch Our Flag” es un grito de guerra que encenderá los ánimos de aquel que lo escuche. La voz de Víctor Rondón se posiciona con firmeza sobre la barrena sonora formada por el resto de los instrumentistas de la banda. En conclusión, es un tema que está llamado a ser uno de los favoritos de sus seguidores en las próximas presentaciones en vivo.

El siguiente corte “Reckoning” disminuye un poco la velocidad en comparación a su predecesor, exhibiendo un coctel de elementos más enfocados hacia el metal, con presencia de algunos matices melódicos, junto a diversos patrones rítmicos.

En “Betrayer”, las influencias del hardcore y thrash toman el protagonismo, fusionándose para crear una potente amalgama sonora que sirve de plataforma para un destacado trabajo en las guitarras de Gruber junto a Chuck David.

Anthem of Retribution” se presenta como otra proclama de guerra para arengar a las tropas, protagonizada por la voz de Rondón plasmada a través de sus letras. Uno de los trabajos compositivos más sólidos de todo el disco, con un destacable trabajo de guitarra, el cual es complementado por el aporte de Adalberto Velásquez en la percusión. Este, sin duda, será otro tema que calará fuerte dentro de los favoritos de sus seguidores.

Otro tema en el cual destaca esa furia que hace presencia a través de todo el disco, junto a una estructura compositiva potente es “Cult Of Madness”. Es una de las piezas más rápidas de todo el disco y deja plasmada un sonido que no sólo destaca por su potencia, sino también por el nivel de cohesión mostrado por la agrupación.

La pieza más destacada, o la que podría calificar como la mejor de este destacado trabajo, sin duda alguna es “Self Awakening”. Este tema contiene todos los elementos musicales y estilísticos que presentan por separado cada una de las otras composiciones que integran el álbum, sino que adicionalmente las desarrolla al máximo. La agresión, la desolación y la decadencia quedan representadas en estos 5:31 minutos (lo que lo hace el más largo del disco). Si “Losing Our World” tuviera que ser reducido a una sola canción, ésta sería la escogida.

Después de las cotas alcanzadas con su predecesor, “Your Death Is Business” retoma la estructura de las piezas cortas y contundentes. Desde los primeros segundos, la intensidad se dispara y no disminuye en ningún momento. A manera de cierre, la banda cierra este trabajo con una última potente descarga musical.

En el apartado de producción, el segundo larga duración de este cuarteto sale eximido con un sonido de alta factura y con calidad de exportación. Esto influenciado por el hecho de contar en sus filas con Felipe Gruber, uno de los ingenieros de sonido y productores más destacados de la escena metalera venezolana actual, quien estuvo al mando de todo el proceso de grabación, ecualización y masterización.

En conclusión, Distrust es una banda que tiene una propuesta sólida y demoledora arraigada en el metal pero tomando matices de diferentes vertientes como el thrash y hardcore, pero sin mayores pretensiones o complicaciones. “Losing Our World” es una fiel representación de su estilo y establece como un potente cañonazo que arranca el 2015 para el metal hecho en Venezuela.